viernes, abril 25, 2008

Es un post algo largo, espero que puedan darle el tiempo.
Hace como un año, poco antes del concierto denominado “Autocantores” con el Papirri, realizamos otro concierto en el teatro de Cámara organizado por - Musicantos. Cuando digo realizamos me refiero a Negro y Blanco, Entre dos Aguas, René Uzqueda, Carlos Arancibia, y yo. Quimbando estuvo invitado, pero por problemas, que no vienen al caso, no pudieron participar aunque se encontraban en La Paz; Miryam Quiñones y Pablo Fernández fueron invitados especiales. Habíamos conversado con el organizador para realizar algo diferente al Guitarra en Mano, y se llegó a la idea de que presentemos posiciones sobre el regionalismo. Este post es una reseña sobre lo que ese concierto desencadenó en mí.
Pocos meses antes del concierto habían ocurrido algunos hechos importantes en Cochabamba; un amigo mío se encontraba apoyando la marcha de los campesinos, y éstos le dijeron que estaban informados de posibles confrontamientos y que mejor se vaya porque “en la pelea no lo iban a poder diferenciar del otro bando”. Mi amigo efectivamente se retiró y poco después se enteró que su padre y hermano estaban en la marcha “del otro lado”.
No les cuento lo que hizo mi amigo, sino las preguntas que me rondaron a partir de eso ¿se dice que no es un tema racial, pero en el fondo, es o no es racial lo que ocurre?; ¿cómo apoyar a una clase social con cuyas reinvindicaciones históricas estoy de acuerdo, pero con quienes no comparto la forma de vida, de pensar, y de dirigir una economía? ¿qué ocurre con mi forma de vida si estas personas logran imponer su modelo económico? ¿puedo seriamente vivir de otra forma?
Estoy seguro que para algunos amigos estas son preocupaciones de clase media tibia, amarilla y sin postura, que espera que todo cambie sin modificar su comodidad; ¡y es cierto!, ¡soy así, al igual que casi todos ustedes, quizá con la diferencia de que lo admito! quisiera que el mundo cambie sin hacer nada; quisiera que no haya calentamiento global, pero sigo consumiendo lo mismo, y con la misma asiduidad; quisiera que no haya gente pobre, pero no pago mejor que ustedes a las personas que trabajan para mí. Me quejo del monocultivo, pero no diversifico mi dieta.
Alguna vez, hablando de estos propósitos, me engañé a mí mismo pensando que yo hacía la diferencia: reciclaba el agua con la que me bañaba, reciclaba las botellas y el papel que consumía, y sigo haciendo muchas de esas cosas, pero estoy completamente seguro de que no sirven para nada contrastadas con los problemas de escala global que provocan empresas más grandes que Bolivia. Creo que las hago por complacer mi consciencia y por creer que, al menos, no soy parte del problema, lo cual es ridículo ya que sigo usando pilas y electricidad para escuchar música, trabajar, postear en mi blog, sigo usando transporte que contamina el ambiente, etc, etc. Tampoco me engaño pensando que mis canciones cambian el mundo; el mundo es igualito hace siglos, y se han hecho hermosas canciones sobre cómo, qué y por qué cambiar; si las canciones cambiaran a la gente, habría muchos menos muertos, tampoco digo que las canciones no sirvan para nada, si eso fuera cierto, alguna gente nunca hubiera sido asesinada.
Ahora, una breve reseña biográfica mía que no intenta justificar nada, sino solamente contextualizar. Cada uno juzgará como crea conveniente. Nací en una casa de clase media, mis padres eran de izquierda (mi padre menos progre que mi madre), mi padre se fue de casa cuando yo tenía 10 años, y mi madre trabajo hasta en tres lugares al mismo tiempo para mantener a mis hermanos y a mí. Uno de esos trabajos fue en el Ministerio de Hacienda, y recuerdo que hablábamos de la “situación del país” todos los almuerzos, y esa fue mi principal influencia para estudiar economía. Otra motivación para estudiar economía fue que me pareció que era una herramienta para acabar con los “males sociales”, los que me preocupaban en parte por la sensibilidad heredada de mi madre, y en parte por las ideas que mi colegio (San Calixto, colegio jesuita) puso a mi alcance.
Después de obtener mi licenciatura en economía me di cuenta de que la Economía no sirve para nada, y que los problemas sociales se deben al Ser Humano y no a una abstracción simplificada del flujo de bienes y servicios. Me parece que los utópicos principios liberales sobre la libertad de elegir y la igualdad de oportunidades son lindas y poderosas ideas, pero deben haber sido pensadas para extraterrestres, y hay que ser muy ingenuo (por no decir estúpido) para creer que la mano invisible va a hacer un mundo menos injusto y desigual; me parece que los comunistas solucionaron el asunto reprimiendo la libertad del hombre, la única solución posible mientras éste no cambie, pero no creo que esa represión justifique sus fines.
Por el lado musical, escuché Silvio desde mis 8 años, a mis 20 lo retomé con mucho vigor, y también comencé a escuchar Víctor Jara gracias a los covers de Savia Nueva. Cerca a mis 22 años me di cuenta de que yo jamás iba a poder hacer música con el compromiso de Víctor Jara, o de Silvio, y comencé a buscar ¡sobre qué cantar! ¿Qué canto puede no ser banal, sin hablar del ser humano y su realidad?
Mi diagnóstico era simple: si el ser humano fuera noble y realmente quisiera compartir y vivir en un mundo sin pobreza y hambre, no importaría el sistema económico en que viva. Podríamos vivir un comunismo sin represión, o podríamos vivir una economía liberal con absoluta igualdad, y no hacer escándalo cuando una ley pide que paguemos el salario mínimo a una trabajadora doméstica.
Durante todo ese proceso me di cuenta que hay muchas cosas comunes al Ser Humano más allá de sus ideas utópicas, las que más lo separan que unen. Pocas cosas hay más humanas que sentir soledad, miedo, inseguridad, y decidí que a eso iba a cantar. Quizá algunos crean que es banal, o insulso, que son preocupaciones de clase alta que tiene resueltos sus otros problemas, y quizá sea cierto, quizá no. Mi experiencia personal dice que no, pero es una opinión como todas. Yo no canto para una clase en particular y he cantado donde me han invitado, en San Miguel (barrio de ricos), en la Plaza Murillo y en Atipiris a 15 minutos de Senkata (barrio peri urbano), no le digo a nadie qué hacer, con suerte, llego a decir que hice yo o cómo enfrenté algo.
Ese creer que la economía no sirve para nada me lleva también a creer que la lucha por el poder sin cambiar al Ser Humano no va a cambiar la situación, sino sólo a los actores. “Que los pobres coman pan y los ricos mierda, mierda” como dice la canción. Entonces, con todo eso adentro, hice una canción que quería hablar de retomarla confianza, y en realidad lo único que dice es que todos te van a usar para llegar al poder, que vas a sacrificar tu tiempo, tu cuerpo y tu vida para que otros logren lo que necesitan: más poder. A más de cincuenta años de la revolución nacional, ¿cómo está el campesino al que enarboló el MNR?, ¿cómo estaba el minero hace 5 años, antes de que los precios del mineral subieran tanto, y cómo va a estar en cinco años?, ¿qué sacaron los indígenas de apoyar a Pando durante la Guerra Federal?, lo mismo que van a sacar 1.000.000 de cambas que mañana van a apoyar a sus líderes: ¡Una patada en el culo! ¿Qué le hace pensar a un taxista de Santa Cruz que va a vivir mejor con la tan mentada Autonomía? ¿qué le hace pensar a un cargador o lustrabotas de Sucre, que su vida se va a modificar radicalmente cuando esa ciudad sea capital plena? ¿qué le hizo pensar a una vendedora de la 16 de julio que su vida iba a cambiar por votar por Evo? ¿Va a cambiar el clima en Norte Potosí porque el presidente sea o no indígena? Todos esos motivos son la misma cosa: Fe, pura Fe. No existen razones. Y Bolivia, esa tartamuda de la historia, seguirá siendo lo que es. Me gustaría pensar diferente, no crean que no, pero no tengo motivos para hacerlo, si tienen alguno comenten.
La canción que hice para ese concierto se titula "La brisa", en este link la encontrarán:
La Brisa
Sergio
Pd. Respeto más a la gente que está dispuesta a morir por lo que cree, que a la que está dispuesta a matar (H. Hesse)

Etiquetas: , ,

10 Comments:

Anonymous Vania dijo...

Buen post querido Sergio. Yo también pienso que el cambio es de uno en uno, cosa de valores más que de economía pura.

Linda canción. Un saludo. Otro para la chica del Arenal.

5:36 p.m., abril 28, 2008  
Blogger RONALDO dijo...

Bien Sergio, me gusta esa actitud. Ya no hay en quién creer mas que en nosotros mismos.

6:56 p.m., abril 30, 2008  
Blogger ERICK dijo...

Hola Sergio ..

Muchos puntos los que tocas, en muchos concuerdo, en otros guardo la esperanza.

El fondo del asunto es que es necesario un cambio de actitud real "de adentro" para con nuestro país, no el apego a doctrinas o posiciones que sirvan para polarizar y enfermar nuestra ya desgastada sociedad.

(Voy escuchando la canción)

El péndulo de incredulidad, es tan oscilante que uno aprende a vivir con éste.

Y es cierto, la información y la coherencia son herramientas para combatir, buscar puntos medios sin dejar de ser de izquierda o derecha, cosa complicada..

En fin.. no pierdo la esperanza, porque sé que alguien como yo ayuda a sumar y seguir sumando para poder llegar a equilibrar tanto pesimismo que contagía y desanima. Las realidades demuestran y hay que quitarse las caretas con uno mismo y con los demas.

Muy linda canción "de adentro" te salio, sigue así..

Un abrazo fuerte

10:18 p.m., mayo 01, 2008  
Blogger Sergrito dijo...

Vania:
Gracias por pasar, también creo que las cosas se definen por valores. Cuando le preguntan a Borges sobre sus diferencias políticas con Cortázar, éste dice que fuera de la ética todas las opiniones (las suyyas y las de Julio) son superficiales, y creo q sí; uno puede creer lo que quiera, pero las cosas se miden por lo que haces.
Ronaldo, gracias compadre, un abrazo.
Erick: gracias por comentar, me parece que realmente le dedicaste tiempo, y admiro tu capacidad de creer; personalmente no me considero pesimista, pero tampoco tengo esperanza, la que me parece algo muy noble. Dicen que los optimistas son pesimistas mal infomados, pero bueno, eso son chistes de otro costal.
Sergio

5:50 p.m., mayo 02, 2008  
Blogger Marco dijo...

Hermoso post compañero, la verdad que esa patada de la que hablas nos tiene roto el culo a todos y ya desde hace mucho...
Que todo cambie, para que todo siga igual.

7:19 p.m., mayo 02, 2008  
Blogger MEntE REbelDE dijo...

Sergio, coincido casi plenamente con tu posición,bueno eso de vivir de la fe no me gusta mucho prefiero pensar en un cambio de actitud del ser humano, bajo cualquier sistema como vos decis...

El mundo es como nosotros lo hacemos.

8:32 p.m., mayo 08, 2008  
Blogger La Vero Vero dijo...

Hay dos formas de ver la vida, creo...

Una, con la cruda verdad de la lógica de la realidad.

Otra, con la cándida mentira de la irracionalidad de la fe.

Más allá del tema en particular. Ambas son relativas, como la historia, como el hombre.

No le encuentro mucho sentido que quien practique la primera forma demande (a la forma misma de pensar) fe, esperanza. Están en completa contradicción. Lo mismo pasa en viceversa. Algunos seres humanos son ambos, pero algunos son (¿o somos?) claramente una de las opciones, sin medias tintas.

Lindo el tema, aunque yo lo tenía. Habrá que creer dice mi novio Pedro y comienzo inmediatamente, le creo.

Saludos che.

1:04 a.m., mayo 11, 2008  
Blogger Sergrito dijo...

Marco:
Gracias por los comentarios, a ver q pasa, no?
Germán
Y bueno, si el ser humano cambia, q importa el modelo
Vero:
Creer es un gusto que casi llega a lujo. Personalmente no creo, y me parece que quién lo hace tiene mucho coraje, o ceguera, no sé. Mi mamá me dijo que de Fútbol y religión no se discute; q te puedo decir? un saludo.a
Sergio

1:06 p.m., mayo 12, 2008  
Blogger Ergar dijo...

Compadre, van varios cometarios, a ver como los vas agarrando:
- Cambia POR FAVOR el fondo de tu blog, el fondo con letra blanca mata a la hora de leer textos largos. Tuve que copiar todo y pegar en word. (Si, soy viejo, jodido y quejón... además ya te había comentado esto hace añadas).
- Me perdí de todo blog, pues andaba cansado y ocupado en cosas privadas, propias y mucho más grandes: mi equipo de fútbol, el ¡NECIOS FUTBOL CLUB!... ¡YAAAAAAAAA!. Neee, mi hijo pues, no seas crédulo.
-Ahora al quitarle tiempo a mi wawa y dedicarlo a leer blogs de mis amigos, llego al tuyo y me pesco tremendo ladrillo. ¡Que gusto!.
- Siempre ha sido un bueno charlar contigo, y si eres una de esas personas con las que no suelo concordar casi en nada (políticamente hablando) siempre termino cruzado por las coincidencias que tenemos (eso es privado, no se lo digas a nadie, que luego mi -mala- reputación se va al tacho). Recuerdo esa noche que con Mauricio hablamos del concierto y de lo que cada uno puso y de como lo recibieron los demás. Insisto en recalcar lo que dije aquella vez: me impresionó el valor y la óptica con que afrontaste todo, estabas en un medio totalmente contrario a lo que ibas a expresar y terminaste volcando a todo el mundo a favor tuyo, inclusive me hiciste dudar(cambiarme ¡JAMÁS!). Hoy al leerte de nuevo, me nace más respeto che. Si todos los que combato/odio/rechazo/ignoro y o discuto pensaran como vos, estaría frito y tendría que buscarme otra fuente de bilis. Es una pena que sea así (mi hígado no piensa igual), pero es una suerte poder decir que te conozco así, igualito, desde hace tiempo y eso es invaluable. Yayaya, mucha rosa y perfume, no seas madddicón.
- La fé, compadre, es algo adictivo, en mi caso trato de salir del vicio y la mayor parte del tiempo estoy como que con mal de abstinencia, sin embargo, no hay nada como no saber que te va a llegar la patada en el culo y construir calladito, o como recibirla y encabronarte tanto como para poner tu vida en juego con tal de cambiar. En si, es lo que nos ha llevado a que el mundo, sea tan pero tan alo y sin embargo haya quienes todavía reflexionan y tratan de cambiar algo.
- No voy a releer todo lo escrito, porque de seguro lo cambio o lo borro y me dedico solo a insultarte.
Te estuve buscando para decirte todo esto, pero como no te dejas, no me dejas otra que hacerlo público (¡¡insisto, no seas MADDDDICA!!) ya verás tu si lo borras o que.
Un abacho sentido y sincero.

10:50 p.m., mayo 29, 2008  
Blogger Sergrito dijo...

Querido Edgar:
- Sobre la letra, no es blanca, es ploma, ponte lentes, jejeje.
- Seguro q tu wawa! no ve, jaja, todos sabemos que es el futbol, no mames.
- Gracias por los comentarios, ese día fue muy difícil, creo que para todos.
- Siempre he dicho que admito a la gente que quiere cambiar algo, no sé de donde sacan la energía, supongo que es la fe.
Un abrazo hermano, siempre eres bievenido a comentar, finalmente si no fuera por vos no tendría el blog, sabes que te debo eso y otras cosas.
Sergio

3:53 p.m., mayo 31, 2008  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home